| |

Maui 28 G2 de LD Systems – Banco de pruebas de bonedo.de

La reciente revisión de la serie Maui 28 de LD Systems recibe el apelativo de G2. Además de un lavado de cara, ofrece un diseño de mezclador mejorado con cuatro canales que incluye Bluetooth, una salida de subwoofer y la posibilidad de operar un sistema de estéreo con un segundo Maui 28 G2. Otras de las funciones son tecnología DSP DynX, un subwoofer regulable por separado y 1.000 vatios RMS. El precio es inferior a 1.000 euros. Todo esto despierta la curiosidad. 

Detalles
El Maui 28 G2 es el mayor PA de columna de LD Systems y sustituye el 28 Mix. Se han implementado muchas funciones de los Mauis más pequeños como, por ejemplo, la regulación de bajos y la interfaz Bluetooth. Con unos potentes 1.000 vatios RMS (pico de 4.000 vatios), LD Systems ha aumentado la potencia de salida en un factor de 2,5. Así, el sistema completo pesa ahora 32 kg, equivalentes al peso anterior del subwoofer solo. Aunque se ha conservado el diseño original, el nuevo redondeo de las aristas confiere a la caja un aspecto más moderno. El G2 puede encargarse en el color negro clásico o en color blanco. Cabe elogiar especialmente el escueto pero utilísimo manual de instrucciones en varios idiomas.

Dimensiones y equipamiento
En la carcasa bass reflex de madera multiplex de abedul funcionan dos woofers de 8 pulgadas con bobinas osciladoras de 2 pulgadas. Con los altavoces y la electrónica, la carcasa presenta un razonable peso de 20,2 kg. El mezclador se ha alojado en la parte trasera, mientras que los indicadores, el regulador de volumen total y la conexión para las columnas se han dispuesto en la tapa. Las manijas empotradas a la izquierda y a la derecha garantizan una manipulación cómoda y una rejilla de metal protege el altavoz por delante.

En ambas columnas (cada una de 5,4 kg) funcionan 16 altavoces de tonos medios de 3 pulgadas con bobinas osciladoras de 1 pulgada. Arriba del todo se han integrado dos difusores de alta frecuencia de 1 pulgada con bobinas osciladoras de 1 pulgada; la toma multipin especial es una versión mejorada respecto al Maui 28 Mix. El fabricante indica una respuesta en frecuencia de 45–20.000 Hz para una pegada de 120 dB SPL (pico de 126 dB) y un ángulo de dispersión de 120° x 20°. Un limitador multibanda y otros circuitos de protección protegen el amplificador de clase D de tres vías de una sobrecarga térmica, de cortocircuitos y de la tensión continua.

Tecnología
En el modo maestro, el volumen del subwoofer puede regularse en relación con el nivel del ajuste principal. Esto resulta ideal para, por ejemplo, aplicar menos bajos a una actuación en acústico que a un espectáculo de danza. De esa forma, el subwoofer permite ajustar el volumen de los altavoces a las necesidades en función de las dimensiones de cada sala. Si la potencia del subwoofer del sistema no fuese suficiente, se puede conectar otro subwoofer más a la salida de subwoofer mediante un conector XLR. Cuatro LED señalizan cuándo está preparado para funcionar el aparato, el flujo de señales y la actividad de los circuitos de protección. Además, el sistema presenta testigos luminosos para la configuración: La caja se puede usar como line array o controlarse con las varillas por separado del subwoofer, mediante un montaje mural o sobre soportes. En este caso, el DSP (24 bits, 48 kHz) volverá a definir las frecuencias de los componentes.

El interruptor también permite cambiar entre los modos de funcionamiento mono y estéreo. En modo de funcionamiento autónomo, el Maui 28 G2 debería usarse en modalidad mono; si se dispone de un segundo G2, podrá repartirse el flujo de señales. En ese caso, en la salida de maestro (XLR) —por la que normalmente saldría la señal mono— se recibirá el canal derecho de la señal estéreo que, a su vez, dependerá del ajuste del nivel principal.

Hay los siguientes cuatro canales:

  • Bluetooth con testigos luminosos y botones de funcionamiento, incluidos minijacks para reproductores extremos.
  • Entrada Hi-Z con toma de jack de 6,3 milímetros
  • Entrada de línea con dos puertos combo y pareja de conectores estéreo Cinch
  • Entrada de micrófono con puerto combo

Accesorios
Dado el precio económico del producto, LD Systems ha prescindido de incluir fundas protectoras y bolsas de transporte, que es necesario adquirir junto con el producto para todos los elementos de la caja y pagando un suplemento. Además de una bolsa y una funda, para el subwoofer se ofrece una base con ruedas. También hay soportes negros y blancos y soportes de pared para el montaje de columnas, así como un conjunto de pies de apoyo con recubrimiento de polvo blanco o negro, cables y adaptadores para una instalación independiente del subwoofer y la columna del MAUI 11 G2 y 28 G2.

Práctica
Las conexiones multipin del Maui 28 original para las varillas, que resultaban algo problemáticas, se han modificado a fondo. Lo que antes se tenía que hacer entre dos personas, ahora con el Maui 28 G2 lo puede hacer una sola persona cómodamente. El equipo se monta y se desmonta en un instante.

El sistema posee un aspecto elegante y sofisticado: con la varilla montada, el Maui 28 G2 presenta una altura de dos metros. Y aunque la carcasa realmente maciza del subwoofer oculta un enorme amplificador, solo ocupa un espacio de 0,18 m2 en el suelo.

Sonido
Parece que los desarrolladores del producto se han estudiado con atención los informes de ensayo de sus equipos anteriores, porque el Maui 28 G2 reúne todas las características positivas de la familia Maui. Además, se han mejorado adecuadamente los puntos críticos. Así, la cola de ruido en el momento de la puesta en marcha del aparato es casi imperceptible. La relación señal/ruido que se indica para el DSP es de 100 dB, por lo que también es suficiente.

La respuesta en frecuencia es homogénea, sin interrupciones en mitad de la transmisión. A fin de que los agudos lleguen más lejos en la sala, los difusores de alta frecuencia se han montado arriba del todo para que se dispersen por encima de las cabezas; de esa manera, se garantiza un sonido brillante incluso en salas de baile llenas. El sonido también resulta satisfactorio en las proximidades inmediatas, por lo que también se puede usar en espacios pequeños. El ángulo de dispersión de 120° en el plano horizontal se consigue fácilmente: se puede obtener un sonido homogéneo incluso junto a la caja. Por tanto, al igual que con los PA de varilla caros, se puede prescindir de un sistema de monitores adicional. Por cierto: incluso con el nivel del subwoofer al mínimo, el G2 ofrece un sonido más nítido y potente que algunos otros PA compactos. LD Systems ofrece un subwoofer activo por si la potencia de los bajos no fuese suficiente ni siquiera con el nivel del subwoofer al máximo.

Mezclador
En primer lugar, he probado la entrada de Bluetooth. Un par de segundos después de haber confirmado con el botón, la entrada se activa y puede acoplarse con una fuente. Es posible conectar un minijack en paralelo. Me alegra constatar que no hay ninguna interferencia ni zumbido que impida disfrutar de la música y que el volumen puede ajustarse con precisión.

Yo utilizo la entrada para instrumentos Hi-Z con un bajo eléctrico que suena sin chasquidos, zumbidos, crujidos ni ruidos desmesurados. Aunque disfrutaría más tocando si el sistema dispusiese de una profundidad un poco mayor, aparte de eso, no tengo nada que objetar.

La entrada de línea recibe señales estereofónicas de forma balanceada mediante toma XLR o jack, o desbalanceada mediante un conector estéreo Cinch. Una carencia que cabe observar en última instancia es la falta de indicadores de entrada y volumen. Por tanto, se debe proceder con cautela a la hora de efectuar la suma, dado que, de producirse cualquier sobrecarga, el mezclador no lo indicará. Una solución fácil a este problema sería incorporar LED verdes y rojos en las entradas y salidas.

He probado la entrada de micrófono con un SM58. El micrófono tiene un sonido sorprendentemente nítido y el equipo transmite la voz de manera muy natural. La voz se impone muy bien al playback y dispone de reservas de ganancia suficientes. Por tanto, el ecualizador en el canal del micrófono, que yo habría necesitado en los demás casos, resulta prácticamente superfluo. No obstante, es evidente que un ecualizador de un botón sería la guinda sobre el pastel.

En todos los canales del mezclador apenas se perciben ruidos incluso estando ajustados al máximo. Se produce una relación muy armónica entre potencia y sonido equilibrado. No obstante, el G2 no ofrece efectos, que deben crearse externamente.

El G2 como sistema de monitor
Dado que el Maui 28 G2 también está pensado para funcionar como sistema de monitor, he realizado una prueba de resistencia al acople. Tanto con el bajo como con el micrófono abierto, puedo estar justo delante de la caja y con un volumen alto sin ningún problema. Si pongo el micrófono justo delante de la rejilla, los tweeters no se activan hasta que los canales están ajustados al nivel máximo y el modo maestro a una potencia muy alta. De esa forma se puede crear un panorama acústico muy natural, especialmente con un subwoofer suave.

Ámbito de aplicación
No puedo dejar de pensarlo: no puede haber nada más universal. Y, entonces, aparece un sistema como el Maui 28 G2. Ya con una de estas varillas se dispone de un equipamiento de base para principiantes, pequeños proyectos de grupo musical, solistas, discotecas móviles y cantautores. Con la ampliación a dos sistemas tienes a tu disposición un mundo de posibilidades. Para espectáculos musicales, la potencia es suficiente para entre 170 y 340 personas (sistemas mono y estéreo, respectivamente). Para actuaciones vocales, puede se suficiente sin problemas para un 30 % más de personas. Este sistema satisfará las necesidades de músicos y DJ itinerantes, técnicos de sala, artistas varios y propietarios de clubes y bares medianos y de salas pequeñas.

Conclusión (4,5 / 5)
Con el Maui 28 G2, LD Systems hace frente a sus competidores más caros.  Sus 1.000 vatios RMS y sonido homogéneo y potente, incluso a poca distancia, constituyen una ventaja clara. El purista mezclador de cuatro canales destaca por un sonido de calidad desde la entrada Hi-Z hasta el micrófono. El canal Bluetooth presenta un sonido intenso y potente sin interferencias molestas. Asimismo, si se dispone de presupuesto para un segundo sistema, el Maui 28 G2 puede ampliarse cómodamente a un PA estéreo para 340 personas. Pero tampoco hay que olvidar su precio extremadamente atractivo de apenas 1.000 euros.

PROS
Sonido excelente
Posibilidad de cambiar entre los modos mono y estéreo
Sin acoplamiento acústico
Buen diseño
Mezclador de cuatro canales claramente organizado
Subwoofer regulable por separado
Bluetooth

CONTRAS
No tiene control de saturación en los canales del mezclador

FUNCIONES
Line array activo y compacto con mezclador de cuatro canales
Respuesta en frecuencia: 45 – 20.000 Hz
Pegada: 120 dB SPL / pico de 126 dB SPL
Ángulo de dispersión (H x V): 120° x 20°
Amplificador: clase D de tres vías, 1.000 vatios RMS, pico de 4.000 vatios
Circuitos de protección: limitador multibanda, sobrecarga térmica, cortocircuito, tensión continua.
DSP: 24 bits, 48 kHz, relación señal/ruido de 100 dB
Fuente de alimentación: IEC, CA 100-240 V, 50 – 60 HZ
Consumo de corriente (salida/entrada/máx): 0 / 11 / 600 vatios

MEZCLADOR
Canal 1: Bluetooth, botón de activación, minijack para MP3, ganancia
Canal 2: entrada Hi-Z, toma de jack de 6,3 mm, ganancia
Canal 3: entrada de línea, 2 puertos combo, conectores estéreo Cinch, ganancia
Canal 4: micrófono, puerto combo, ganancia
Salidas: subwoofer (XLR), línea (XLR)
Maestro: nivel principal, nivel del subwoofer (en función del nivel principal)

SUBWOOFER
Altavoces: 2 motores de bajos/medios de 8 pulgadas
Carcasa: multiplex de abedul, bass reflex
Dimensiones (An x Al x Pr): 370 x 484 x 480 mm
Peso: 20,2 kg

COLUMNA
Altavoces: 16 motores de medios de 3 pulgadas, 2 difusores de alta frecuencia de 1 pulgada
Carcasa: aluminio, cerrada
Dimensiones 1 (An x Al x Pr) / Peso: 96 x 780 x 104 mm / 5,6 kg
Dimensiones 2 (An x Al x Pr) / Peso: 96 x 795 x 104 mm / 5,4 kg

En todos los canales del mezclador apenas se perciben ruidos incluso estando ajustados al máximo. Se produce una relación muy armónica entre potencia y sonido equilibrado. No obstante, el G2 no ofrece efectos, que deben crearse externamente.

Artículos relacionados

Artículos recientes

Escribir un comentario

No es posible comentar este artículo.